¿Qué es el Fake Out Of Home?

Qué es el Fake Out Of Home

Si bien en anteriores ocasiones hemos hablado de la publicidad Out Of Home -OOH- para referirnos a la publicidad exterior, en los últimos tiempos ha surgido un nuevo concepto llamado Fake Out Of Home -FOOH-. Hoy te contamos qué es y qué ventajas y riesgos tiene tanto para las marcas como para los consumidores.

Cuando hablamos de FOOH nos referimos a piezas generadas por ordenador y técnicas 3D con alto nivel de realismo, hasta tal punto que llega a sembrar la duda entre muchos usuarios acerca de si las acciones que reflejan dichas piezas tuvieron lugar realmente o no. Por ello, se llama ‘publicidad exterior falsa o simulada’.

La propuesta del FOOH se basa principalmente en crear anuncios de publicidad exterior aparentemente auténticos combinando imágenes ficticias, pero plausibles, con entornos del mundo real.

Algunos ejemplos de la publicidad Fake Out Of Home son el preservativo gigante que se colocó en el Obelisco de Buenos Aires para promocionar la cuarta temporada de la serie Sex Education de Netflix, o el gintonic gigante que Tanqueray sirvió en el luminoso de Schweppes en Madrid.

Asimismo, las marcas que apuestan por este tipo de formato pueden encontrar ventajas y desventajas a partes iguales. Por un lado, la publicidad exterior simulada puede resultar más económica que un soporte situado en una ubicación destacada, permitiendo a la vez explorar más los límites de la creatividad que la publicidad exterior estándar, que está regida también por cuestiones regulatorias, normativas de seguridad y las propias leyes de la física.

Sin embargo, las marcas podrían encontrarse con problemas en lo que se refiere a la gestión de las expectativas y la reputación de marca. Por ejemplo, un usuario que vea en redes sociales vídeos como los anteriormente mencionados, podría tener la tentación de acudir al lugar en cuestión a disfrutar de la experiencia y encontrarse con que no hay nada. Esto evidentemente pone en riesgo la credibilidad de la marca, rompiendo el pacto tácito entre la marca y audiencia respecto a la veracidad.

Pero como con todo, hay quien critica el Fake Out Of Home alegando que este tipo de formato no es interpretado por los usuarios de la misma manera que se hace en cine o televisión, que muestran imágenes diseñadas para entretener y el público lo reconocerá como ficción. Y en el lado opuesto hay que argumenta que la publicidad lleva años utilizando imágenes ficticias, como animaciones o ilustraciones, y que el FOOH no difiere demasiado de ellas.

¿Y tú, qué opinas?